a la página principal      HISTORIA          

                                  lineaojos.gif (2787 bytes)

   Rebuscando en viejos libros se han encontrado algunas notas sobre la historia de Tramacastiel que se exponen a continuación.   

Se cree que los hombres primitivos ya habitaron los territorios de Tramacastiel, por cuanto que se han encontrado en el Prado de las Boqueras abundantes materiales de superficie que pueden ser restos de un posible poblado o taller de silex del Eneolítico.  

  La primera noticia escrita que se tiene de la villa de Tramacastiel nos la proporciona un documento del rey de Aragón, AlfonsoII, expedido en Calatayud en Diciembre de 1187, y que se encuentra depositado en el Archivo de la Corona de Aragón en Barcelona. Dicho documento dice que el Rey dona a la Orden de Montegaudio(1), de Alfambra, el castillo y la villa de Villel con todos sus términos, pertenencias y todas sus aldeas: Tramacastiel, Cuevas de Eva (¿Riodeva?), Villastar, Cascante, Valacloche y Libros.   

   Poco antes de morir AlfonsoII, en abril de 1.196, concedió que la Orden de Montegaudio se fusionara con la Orden de los Templarios; pasando a ser propiedad de éstos todas posesiones que tenía la anterior.

   Entre estas posesiones se supone que estaba Tramacastiel, porque como aldea de Villel tuvo que seguir la suerte de la que era su cabeza.  

   Los templarios construyeron la fortaleza en lo alto de unos riscos y de ese castillo sólo quedan los restos.  

   En el siglo XIV, al desaparecer la Orden de los Templarios, Villel, Villastar, Riodeva etc... pasaron a depender de la Orden de San Juan de Jerusalén, pero la villa de Tramacastiel debió desligarse y no perteneció a esa Orden, pués se sabe que hacia el año 1.200, Gil Ruiz de Castelblanque, valenciano del Rincón de Ademuz, poseyó un extenso señorío pegado al estado de Albarracín siendo señor de Tormón, El Cuervo, Tramacastiel, Cascante del rio, Valacloche, Sot y Chera.   

   Una hija de Ruiz de Castelblanque casó con mosen Blasco Fernández de Heredia, conde de Fuentes y Marqués de Mora. Este matrimonio tuvo a partir del siglo XV el título de Condes de Fuentes.

   Se sabe que Tramacastiel perteneció a ese Condado y tomó el título de Villa del Condado de Fuentes.  (2)

  También se sabe que en los siglos XVII y XVIII, Tramacastiel hace uso constantemente del Fuero de Valencia, diferenciándose, por ejemplo de Rubiales que se titulaba aldea de la Comunidad de Teruel y de Castielfabib que a su vez se titulaba villa real. El uso de ese fuero valenciano viene sin duda dado por la procedencia de su antiguo señor Ruiz de Castelblanque, que como se ha citado era valenciano del Rincón de Ademuz.   

   La riqueza de Tramacastiel en aquellos tiempos era el monte, el ganado y la agricultura. (3)

 

 

 arribavolver   

 

Información recopilada de la publicación "EL VENCEJO", elaborada  por la Asociación Cultural del mismo nombre

              

(1) La Orden de Montegaudio o de San Redentor, que en Alfambra tenía su casa principal, venerando allí  un Lignum Crucis o astilla verdadera de la Cruz del señor, tenía como maestre al conde don Rodrigo de Sarria, primo de la reina de Aragón doña Sancha.

   En su juventud fue el conde don Rodrigo un disoluto, dado a los placeres y excesos, que tenía sus posesiones en Galicia y en León. Hasta que, arrepentido de su proceder , y con otros caballeros que igualmente se arrepentían, decidió dedicarse a la vida de privación, de sacrificio, de lucha contra el infiel, y de ayuda a los pobres peregrinos y necesitados. Fundó la Orden de Caballería de Santiago, que entraba en batalla con el grito famoso “¡Santiago y cierra España!”. Después fundó la Orden de Caballería de Montegaudio, con disciplina más rígida que la de Santiago.

   Cuando su prima la princesa doña Sancha vino a Zaragoza a casar con el rey de Aragón don Alfonso II, el conde don Rodrigo la acompañó (1174), y el rey de Aragón, conociendo el valor de estos caballeros, les concedió en Alfambra un territorio para que se aposentaran allí y lucharan contra los moros que amenazaban Teruel y las poblaciones fronterizas.

   A la muerte de don Rodrigo el nuevo comendador quiso unir esta Orden a la del Temple y lo consiguió en el año 1196.

 

(2) La forma de gobernarse la villa, aun siendo del condado de Fuentes, era la misma que acostumbraban todas las villas de Aragón, es decir, por medio de un concejo, integrado por el justicia, que era anual, los jurados, mayordomos, síndicos y pregonero, que, a una orden de los primeros, convoca reunión de concejo " a son de campana tañida", reuniéndose en las casas consistoriales estos prohombres y todos "los hombres buenos de la villa" que intervienen en las cuestiones y debates y dan fuerza a todos los acuerdos.

(3) Montes, leña, ganados suscitaron contínuos litígios con Rubiales y Castielfabib. El concejo de Tramacastiel (S.XVIII) cansado de los dispendios que estos pleitos causaban llegaron a acuerdos directos con sus vecinos forma más sencilla y práctica de resolver los conflictos.

   La ermita de Tramacastiel poseyó un magnífico retablo gótico, posíblemente procedente de la antigua iglesia de su castillo, que indudáblemente fué la primera iglesia y parroquia de la villa. Probáblemente el retablo fué donado por los condes de Fuentes, señores de la villa y castillo, pero esta obra de arte fué destruida en la guerra civil.

Información recopilada de la publicación "Notas para la historia de Tramacastiel"  Jaime Caruana Gómez de Barreda (Teruel, 1960)