ORACIONES INDEPENDIENTES, SUBORDINADAS Y COORDINADAS

Las oraciones pueden ser independientes, si no mantienen relación sintáctica con otras oraciones y constituyen por sí solas enunciados, como en

Ya he acabado el trabajo,

o bien,  pueden estar relacionadas entre sí mediante coordinación o mediante subordinación. De este modo, distinguimos también entre oraciones coordinadas y oraciones subordinadas.

Las oraciones coordinadas se mantienen en el mismo nivel sintáctico.

[Han estrenado varias películas este mes], pero [todavía no he visto ninguna],

las dos oraciones que lo componen (Han estrenado varias películas este mes y todavía no he visto ninguna) no establecen una relación de dependencia sintáctica porque ninguna de ellas desempeña una función dentro de la otra, algo que sí sucede en la oración

Deseo que vengas pronto,

en la que la unidad [que vengas pronto], es una oración que desempeña la función de C. I.) del verbo deseo. Que vengas pronto es, por tanto, una oración subordinada.

LA YUXTAPOSICIÓN

Al igual que otras unidades menores, las oraciones pueden agruparse mediante yuxtaposición, esto es, formando un solo enunciado pero separadas por pausas, sin ningún elemento que marque la relación entre ellas:

Llegué, vi, vencí.
Se te va a hacer tarde: levántate.

COORDINADAS Y SUBORDINADAS EN EL MUNDO DEL ENUNCIADO

Los ejemplos que hemos venido utilizando hasta ahora resultan bastante sencillos, pues en ellos los grupos oracionales están constituidos únicamente por dos oraciones coordinadas, y en las oraciones complejas se incluye tan sólo una oración subordinada.

Lo cierto es que coordinación, subordinación y yuxtaposición pueden coincidir en un mismo enunciado: como se señala en las definiciones, es posible coordinar varias oraciones subordinadas de forma que cumplan todas ellas una sola función sintáctica, o que una subordinada sea a su vez una oración compleja que incluye otras, o que una o varias de las oraciones que componen un grupo oracional contengan también subordinadas, etc. Todo ello produce enunciados de cierta complejidad estructural.

Veamos la proposiciones

Se encendió la luz y los ojos de Bonadea vieron poco a poco el lugar

Se encendió la luz

y

los ojos de Bonadea vieron poco a poco el lugar

Se trata de dos oraciones coordinadas copulativas, unidas por la cojunción "y"

Si ahora proponemos

Sus piernas perdieron casi todas las fuerzas cuando se encendió la luz

Sus piernas perdieron casi todas las fuerzas

Proposición principal

flecha.gif (853 bytes)

cuando se encendió la luz

Proposición subordinada temporal

Nos encontramos con una oración compuesta por una proposición principal, de la que depende una subordinada adverbial de  tiempo.

Analicemos anora

Sus piernas perdieron casi todas las fuerzas [cuando se encendió la luz y (cuando) los ojos de Bonadea vieron poco a poco el lugar]

Sus piernas perdieron casi todas las fuerzas

flecha.gif (853 bytes)

cuando se encendió la luz

y

(cuando) los ojos de Bonadea vieron poco a poco el lugar

La proposión "Sus piernas perdieron casi todas las fuerzas" es principal de dos proposiciones que a su vez son coorddinadas copulativas "cuando se encendió la luz y los ojos de Bonadea vieron poco a poco el lugar"

Si damos un paso más, podemos observar la siguiente oración:

los ojos de Bonadea vieron poco a poco el lugar donde se encontraba

los ojos de Bonadea vieron poco a poco el lugar

Proposición principal

flecha.gif (853 bytes)

donde se encontraba

Proposición subordinada adjetiva de relativo adverbial

De donde resulta que una proposición coordinada y, a su vez. subordinada de tiempo como es "los ojos de Bonadea vieron poco a poco el lugar", puede ser principal de otra proposición adjetiva de relativo adverbial: donde se encontraba.

Veamos como lo expresa Rober Musil:

[Cuando se encendió la luz y los ojos de Bonadea vieron poco a poco el lugar donde se encontraba, sus piernas perdieron casi las fuerzas].... que la sostenían, y el rubor de los celos afloró a sus mejillas.

[Robert Musil]

ORACIONES COORDINADAS COPULATIVAS

La coordinación copulativa expresa un significado de suma o adición. Las conjunciones copulativas son y, su variante e y ni:

[Apagó las luces] y [se acostó].
[No lo he visto todavía] ni [me ha llamado por teléfono].

No son conjunciones además, encima, incluso, también, tampoco... Se trata de adverbios que, en función de complemento oracional, sirven de refuerzo en la coordinación; por ello, son compatibles con las conjunciones en la misma oración:

Se enfadó y, encima (además, también, incluso ... ), nos insultó.

Otras unidades enfáticas son aun y hasta con la conjunción y, y si qui era con ni

Me saludó y aun me besó.
Estoy destemplado y hasta me castañetean los dientes.
Me vio y ni siquiera me saludó.

Tienen valor copulativo también otras unidades:

> Que, en expresiones fijas como erre que erre, dale que dale..., donde expresa intensificación más que adición.

> Como en unión de también y tampoco:

- Puedes mirar las fotos como también puedes cogerlas.
- No sabe inglés como tampoco conoce ningún otro idioma.

> El correlativo discontinuo tanto... como... constituye un caso especial. Este enlace se utiliza con frecuencia para coordinar sintagmas dentro de una oración:

- Tanto tú como yo hacemos la compra a diario.
- Hacemos juntos tanto la compra como la colada.
- Hacemos juntos la compra tanto diaria como mensual.

En ocasiones, la relación entre oraciones coordinadas copulativas adquiere en el discurso valores semánticos distintos al de la mera adición; se trata de significados que proceden de las nociones referenciales de cada una de las oraciones. Así, la relación sintáctica entre las oraciones de los siguientes enunciados es la misma, una coordinación copulativa:

- La Bolsa ha subido mucho y los empresarios están contentos. consecutivo
- La Bolsa ha subido mucho y los salarios no aumentan. adversativo
- Piensa mal y acertarás. condicional

Pero la relación semántica entre ellas es diferente: se entiende, respectivamente, un valor consecutivo, adversativo y condicional; de modo que esos tres enunciados son equivalentes desde el punto de vista semántico a éstos otros:

- La Bolsa ha subido mucho, así que los empresarios están contentos.
- La Bolsa ha subido mucho, pero los salarios no aumentan
-Si piensas mal, acertarás.

Por supuesto, ello no quiere decir que haya que analizar las oraciones de más arriba como estructuras diferentes de la coordinación copulativa. El matiz de significado consecutivo, adversativo o condicional no procede de la estructura sintáctica de la oración ni es un valor especial de la conjunción y. Se trata de una deducción o inferencia que el oyente realiza a partir del significado de cada oración y de su conocimiento de la realidad y la intención que supone en el hablante. Es decir, no es una cuestión sintáctica, sino pragmática.

ORACIONES COORDINADAS DISYUNTIVAS

La coordinación disyuntiva presenta un significado de alternancia. Las conjunciones disyuntivas son o y su variante u, o:

Saca el libro de la biblioteca o cómpratelo.

La disyunción puede presentarse con diferentes valores semánticos:

a) Disyunción excluyente. El cumplimiento de lo expresado por una de las oraciones excluye que se cumpla al mismo tiempo lo expresado por la otra (o las otras):

¿Lo tomas o lo dejas?

Cuando la conjunción se repite delante de cada oración, se refuerza el carácter excluyente: O lo tomas o lo dejas.

b) Disyunción explicativa. La alternancia entre los elementos coordinados sirve para expresar una aclaración, puesto que ambos son semánticamente equivalentes. La conjunción o suele reforzarse con la forma sea:

Esta oración tiene CD, o sea, es transitiva.

ORACIONES COORDINADAS DISTRIBUTIVAS

Disyunción distributiva. Lo enunciado por las oraciones coordinadas se realiza o cumple alternativamente. La conjunción o suele reforzarse con adverbios como bien o ya:

Los sábados voy al cine o (bien) quedo con los amigos.

También se expresa la coorddinación distributiva mediante unidades correlativas, como bien... bien.... ya... ya.... tan pronto... como....,

Tan pronto (bien, ya) está eufórico como (bien, ya) se queda abatido.

No son coordinadores distributivos unidades correlativas como unos... otros.... éste ... aquél..., aquí.. allí... por un lado... por otro .... etc. Los enunciados en los que aparecen expresan un significado distributivo, pero sintácticamente se trata de casos de yuxtaposición. Esto puede comprobarse observando cómo entre las oraciones se puede insertar un coordinador:

Unos saltaban y otros corrían. (copulativas)

ORACIONES COORDINADAS ADVERSATIVAS

La coordinación adversativa expresa una contraposición entre las oraciones coordinadas. Puede ser restrictiva o excluyente; en el primer caso, la conjunción que se utiliza fundamentalmente es pero; en el segundo, se emplea sino (que):

He perdido, pero no me importa.
No se ha caído, sino que lo has tirado.

En la adversación excluyente, el primer elemento de la coordinación ha de aparecer necesariamente negado y el segundo, en cambio, en forma afirmativa (*Se le ha caído a Pedro, sino que no lo has tirado tú); en la adversación restrictiva no existe tal limitación, por lo que cualquiera de las dos oraciones puede ser afirmativa o negativa:

- Lo llamé por teléfono, pero me colgó.
- Lo llamé Por teléfono, pero no me hizo ningún caso.
- No lo llamé por teléfono, pero no importa.
- No lo llamé por teléfono, pero estuve comiendo con él.

Obsérvese que en este último ejemplo la forma sintáctica coincide con la estructura excluyente (No lo llamé por teléfono, sino que estuve comiendo con él). El significado, sin embargo, sigue siendo diferente, y por eso es por lo que ambas son construcciones distintas en castellano, frente a lo que sucede en otras lenguas, que no distinguen entre adversación restrictiva y excluyente: por ejemplo, pero y sino corresponden en inglés a una sola conjunción, but.

Coordinadores

Pero y sino (que) no son los únicos coordinadores adversativos. Otros que tienen valor restrictivo son mas, (sólo aparece en la lengua escrita), y locuciones como ahora que, sólo que, etc.:

- Lo invitaron, mas no fue.
- Se portó muy mal conmigo, ahora que ya tendré oportunidad de vengarme.
- Tengo algo de comida, sólo que no alcanza para todos.

Un caso especial es el de aunque. Suele admitirse que esta conjunción tiene un doble valor: como coordinador adversativo y como subordinador concesivo.

En el primer caso, es conmutable por pero, va entre las dos oraciones coordinadas y aquélla a la que precede lleva necesariamente el verbo en indicativo:

Tiene mucho dinero, aunque es un ignorante (pero es un ignorante).

En el segundo caso, es conmutable por la construcción a pesar de que, y no por pero, puede anteponerse la subordinada al resto de la oración -con lo que aunque aparecería al comienzo de enunciado- y puede llevar el verbo en subjuntivo:

- Lo haré aunque te moleste (= a pesar de que te moleste)
- Aunque te moleste, lo haré.

Refuezos

En la coordinación adversativa restrictiva el coordinador puede ir reforzado con unidades adverbiales como no obstante, sin embargo, en cambio, con todo, pese a todo, a pesar de ello...; y lo mismo sucede en las adversativas excluyentes con al contrario, por el contrario, antes bien, más bien...

Estoy cansado; sin embargo, no iré.
No estoy enfermo; más bien, estoy cansado.