EL VERBO

El verbo es la clase de palabra cuya función privativa es la de ser núcleo sintáctico del predicado.

Formalmente se caracteriza por determinadas variaciones que reciben el nombre de "conjugación". En ella se plasman mediante morfemas específicos las categorías propias del verbo: persona y número; tiempo, aspecto y modo, como eventualmente la voz.

Significación

Desde el punto de vista de la significación, los verbos constituyen la clase de palabras mediante las cuales pensamos la realidad concibiéndola como una acción, proceso o estado atribuido al sujeto.

Las realidades pensadas mediante verbos, no tienen, por tanto independencia mental.

En esto el verbo se relaciona con el adjetivo y se opone al sustantivo.

           VERBO                     SUSTANTIVO  
correr la carrera
soñar el sueño
parecer el parecido

La acción o el hecho es pensado no en sí mismo, sino como realizado por alguien o sucediéndole a alguien.No existe correr, sino alguien que corre

Forma

El verbo, como el sustantivo,  está formado por dos constituyentes inmediato: un lexema que aporta el contenido léxico y una serie de morfemas que aportan el contenido gramatical.

Morfemas constituyentes

Los verbos son unidades léxicas integradas por un lexema poseedor del contenido semántico, seguido de dos tipos de morfemas gramaticales:

a) tiempo, aspecto y modo
b) número y persona.

Entre uno y otros figura un morfema gramatical vacío: vocal temática que depende del paradigma al que pertenece el verbo.

En español hay tres paradigmas o conjugaciones:

-a- (amar) 2ª -e- (temer) 3ª -i- (morir)

Ejemplos:

   LEXEMA      vocal temática 

tiempo , modo  y aspecto

persona y número
CAN a ba s
TEM e re is
PART i ria mos

Morfemas facultativos

El verbo puede recibir también morfemas derivativos (prefijos y sufijos).

prefijos que aparecen colocados delante del lexema

des-hacer     re-poner       inter-cambiar         en-cajar

sufijos que aparecen colocados después del lexema.   Son asimismo específicos del verbo los siguientes sufijos que forman verbos a partir de otras palabras o bien infunden determinados matices aspectuales (incoativos, iterativos, etc.)

u(ar):actuar
iz(ar):carbonizar
igu(ar):Santiguar
ific(ar):santificar
ec(er):florecer

CATEGORÍAS VERBALES

La persona y el número

La persona y el número no son categorías exclusivas del verbo. La persona pertenece también al pronombre y al posesivo: el número afecta a sustantivos, adjetivos y pronombres.

La persona y el número de una forma verbal están regidas por la concordancia.

Formas personales. Las formas verbales con persona y número delimitan las llamadas formas del verbo finito o formas personales del verbo.

Formas no personales. El verbo posee asimismo formas no personales en las que, sin perder su categoría verbal, participa de características propias de otras clases de palabras:

Infinitivo (sustantivo) Gerundio (adverbio) Participio (adjetivo)

En cuanto al número, sabemos que existen las formas del singular

El tiempo

El tiempo es una categoría deíctica exclusiva del verbo. Mediante esta categoría gramatical, las formas verbales ubican en el eje imaginario del tiempo "natural" o real la acción que describen.

El tiempo verbal señala en qué momento se produce la acción o proceso que el verbo designa. El tiempo de referencia absoluto es el momento del discurso, es decir, el "ahora" del hablante. Partiendo de este punto "cero" se sitúa la acción mediante una triple posibilidad: simultaneidad, anterioridad y posterioridad.

Tiempos absolutos

Se trata de acciones medidas a partir del momento presente; es decir, del "ahora", que coincide con el acto en que el sujeto habla. Las acciones pueden ser simultáneas, anteriores o posteriores a este momento presente. Las formas verbales correspondientes se denominan tiempos absolutos.

Anterioridad

Simultaneidad

Posterioridad

          PASADO                PRESENTE                FUTURO          
canté canto cantaré

Los tiempos relativos

El punto elegido como origen puede ser también un momento del pasado o del futuro. La acción se situará entonces como simultánea, anterior o posterior a dicho momento. Se puede establecer así un sistema secundario

Anterioridad

Simultaneidad

Posterioridad

          PASADO                PRESENTE                FUTURO          
Ant Simul Post   Ant Simul Post
1 2 3 4 5 6
  1. Ayer habían entregado ya las notas (La acción corresponde al pasado, pero entregar es una acción anterior al ayer; es el pasado del pasado)

  2. El me dijo que venía en ese tren. (La acción corresponde al pasado, pero la acción de venir es simultánea a la de decir; es el presente del pasado

  3. El lunes me prometió que el martes me lo traería (La acción se desarrolla en el pasado, pero traería es una acción futura con respecto a prometio; es el futuro del pasado

  4. A las doce habrá llegado ya Juan (La acción se mide desde un momento del futuro; "las doce", pero la acción de llegar se realiza antes de "las doce"; luego es una acción pasada con respecto a otra futura; es decir sería el pretérito del futuro

  5. Cuando tenga el frío, se pondrá el abrigo. (La acción pertenece al futuro; pero ponerse el abrigo y hacer frío son dos acciones simultáneas; por tanto, sería el presente del futuro)

  6. En el momento en que llegue, se lo diré (La acción pertenece también al futuro, "llegue", pero "decir" es posterior a llegar; luego podría tratarse de un futuro del futuro)

El aspecto

El aspecto es el tiempo interno del verbo. Mediante esta categoría gramatical, el hablante indica cómo considera el transcurrir de la acción.

El aspecto es independiente del momento en que se ubica la acción en el eje cronológico. Afecta a la acción o proceso considerados en sí mismos. Las oposiciones fundamentales se establecen entre los siguientes valores:

Perfectivo /imperfectivo

Las formas verbales perfectivas indican que el hablante considera la acción o proceso como acabados, como "realizados" totalmente: Cerré la maleta

Las formas imperfectivas indican que el hablante no indica si la acción terminó o si se está realizando todavía. La considera en su desarrollo, sin indicaciones de término: Juan vivía en Madrid

El morfema que indica el tiempo verbal indica a la vez el aspecto perfectivo e imperfectivo de la misma. Los restantes valores aspectuales o bien están implícitos o bien se plasman mediante perífrasis.

durativo/puntual

Las formas verbales imperfectivas poseen significación durativa, es decir insisten en el tiempo transcurrido durante la realización de la acción: ésta es considerada en su "fluir", en su duración: Pepita enjabonaba al bebé. Las formas puntuales hacen abstracción del tiempo empleado: la acción es asimilada a un proceso instantáneo, de duración desdeñable: Saltó la valla. Son siempre perfectivas.

incoativo / ingresivo / egresivo / terminativo / iterativo

Son subclases del aspecto perfectivo.

- incoativo señala la inminencia de la acción

- ingresivo señala el comienzo mismo de la acción

- egresivo señala el cese de la acción

- terminativo señala el momento mismo en que concluye

- resultativo contempla la acción como ya realizada

El modo

La categoría del modo constituye una de las formas de expresar la modalidad, es decir la actitud del hablante ante la acción o proceso que el verbo expresa. Es asimismo una categoría específica del verbo. El morfema que indica el tiempo verbal informa simultáneamente acerca del modo.

La oposición se establece entre indicativo, subjuntivo e imperativo.

El indicativo es el modo de lo real, de lo actual, de la existencia objetiva. Es el modo utilizado si el hablante considera la acción o proceso como algo que existe o se produce en la realidad: Tengo frío / Ayer fuimos al cine

El subjuntivo es el modo de lo irreal, de lo potencial. Es el modo de la subjetividad. Si el hablante considera que la acción o proceso tiene solamente existencia en su mente, el modo utilizado es el subjuntivo: Espero que esté curado / Temo que me sorprendan / Acaso vengan.

El imperativo marca la modalidad exhortativa o de mandato en una situación de discurso: Ven aquí / salid ahora mismo

La voz o diatesis

Es una categoría gramatical asociada al verbo que indica la relación existente entre el sujeto, el verbo y el objeto.

La oposición se establece entre:

Voz activa: el sujeto gramatical coincide con el agente de la acción expresada por el verbo, acción que se ejerce sobre el objeto.

El amo golpea al perro

Voz pasiva: El sujeto gramatical coincide con el objeto. El agente pude estar especificado o no.

El perro es golpeado por el amo/ el perro es golpeado

La voz pasiva, como se ve, puede darse sólo con verbos transitivos.

La voz pasiva puede expresarse de dos formas diferentes: pasiva analítica, en la que se utiliza el verbo "ser" como auxiliar: La casa ha sido construida por los albañiles o pasiva refleja, en la que se usa una forma activa precedida del morfema se: Se ha construido una casa en la sierra (por los albañiles)