LOS PRONOMBRES

EL CONCEPTO DE PRONOMBRE

Si descontamos el artículo, el resto de los determinantes pertenece a la clase denominadas pronombres.

Los pronombres son una clase de palabras de significación no connotativas y ocasional.

No connotativo. Se entiende que no aporta rasgos semánticos o notas al objeto. No son descriptivos.

Ocasional. Aquello que designa está en función de circunstancias objetivas espaciales, temporales o jerárquicas: yo, aquí, ahí, detrás, después, derecha...

La significación del pronombre varía al variar el punto de referencia del coloquio (DEIXIS) o el hilo del discurso (FORICIDAD).

La deixis es como el índice que apunta, la flecha que señala directamente a la realidad extralingüística.

Un elemento lingüístico es deíctico cuando señala sin nombrarlas, las realidades referentes a una situación concreta determinada. Su significación precisa depende, pues, del hablante, del oyente, del momento, del lugar de enunciación. Yo, tú, éste, aquí, ahora... son ejemplos de elementos deícticos.

La foricidad equivale a deixis textual.

Un elemento lingüístico es fórico cuando remite a un elemento del discurso aparecido antes o que aparecerá después: él, su, éste, ése, aquél (cuando remiten a palabras del texto) los pronombres relativos etc. son ejemplos de elementos fóricos. Si la palabra a la que remite ha aparecido antes, se dice que el pronombre es anafórico; si aparecerá después, el pronombre es catafórico.

LOS PRONOMBRES PERSONALES

Son deícticos que apuntan a los interlocutores en la situación del coloquio, es decir, establecen las personas gramaticales del discurso:

- La 1ª persona = al hablante

- La 2ª persona = al oyente

- La 3ª persona abarca todo lo que no es ni incluye al hablante y al oyente. No está referida, como se, ve a una persona del discurso sino que se establece por la oposición entre ellas. La 3º persona puede estar presente puede estar presente en el coloquio y en este caso es deíctico; pero si no está presente, es un sustituto del nombre:

Pásale la sal a él (deíctico). Señala a la persona

Estuve con Juan y Pepita. El me dijo (sustituto de Juan).

FORMAS

SINGULAR

PLURAL

Persona

SUJETO: yo OBJETO: me

TERMINO PREPOS: mi

F. AGLUTINADA: conmigo

SUJETO Y T. DE PREPOS: Nosotros/as

OBJETO: Nos

 

2ª Persona

SUJETO:

OBJETO: te

TERMINO PREPOS: ti

F. AGLUTINADA: contigo

SUJETO Y T. DE PREPOS: Vosotros/as

OBJETO: os

3ª Persona

SUJ Y  T. PRP: él, ella, ello

C. DIR: lo, la, lo

C. IND: le

SUJE Y T. DE PREP: ellos / ellas

C.DIR: los / las

C. IND: les

Reflexivo OBJETO: se REFLEJO T. DE PREP.:

F. AGLUTINADA: consigo

FUNCIÓN

El pronombre personal sólo funciona como pronombre sustantivo, nunca como adjetivo. Es por tanto, término primario y puede desempeñar las mismas funciones que el sustantivo.

OBSERVACIONES SOBRE SU USO

SUJETO

a) Las formas correspondientes generalmente se omiten, ya que el sujeto está incorporado a la forma verbal:

Tengo hambre. Vamos de paseo

b) El pronombre figura sólo en casos de énfasis:

Deja, yo abriré la puerta

c) O en casos de ambigüedad:

Pepe y Juana iban por la calle y él se cayó

EL OBJETO DE 3ª PERSONA

Procede del demostrativo latino:

ACUSATIVO: illum > lo; illam > la ;illud > lo

illos > los; illas > las

DATIVO: illi > le illis > les

Son correctas formas como:

Los veo. Lo cojo. Le escribo. Les di el libro.

Usos incorrectos: Leísmo, laísmo, loísmo

Leísmo. Consiste en utilizar le en vez de lo para el Complemento Directo masculino. Se considera admisible sólo en caso de C.D. masculino singular de persona. Está muy extendido en Madrid y provincias limítrofes:

Veo a Pepe; lo veo (correcto)

(persona) le veo aceptable

Cojo el libro; lo cojo (correcto)

(cosa) le cojo (leísmo incorrecto)

Laísmo. Consiste en utilizar la en lugar de le para el Complemento Indirecto. Es siempre incorrecto y sentido como tal por el hablante culto:

Escribo a Juana; la escribo (incorrecto)

Dio una bofetada a la niña; la dio una bofetada

Loísmo.Consiste en utilizar lo por le cuando se trata de Complemento indirecto. Es sentido como muy incorrecto y vulgarismo inequívoco:

*Lo di unos libros. *Lo peque en la cabeza

Uso redundante del pronombre. Las formas tónicas precedidas de preposición aparecen anunciadas mediante un pronombre átono catafórico de la misma función:

Me pesa a . Le dijo a él

Si se trata de un elemento nominal puede darse alternancia:

Entregó la carta al portero. Le entregó la carta al portero

LEXICALIZACIÓN DEL PRONOMBRE PERSONAL ATONO

En una serie de casos, el pronombre personal objeto remite vagamente a conceptos no expresados y acaba formando unidad significativa con el verbo. en el caso de:

arreglárselas; componérselas emprenderla

verlas venir; pasarlo bien, etc.

LA FORMA REFLEXIVA "SE"

La 3ª persona posee una forma reflexiva, SE, invariable al género y al número. Es la única persona que posee forma específicamente reflexiva. El resto carece de formas específicas de reflexivo y utiliza para el significado reflexivo las mismas formas que para el no reflexivo:

Pepe se lava, Yo me lavo. Tú te lavas

Hay que tener en cuenta que en la forma SE confluyen dos homófonos sin relación alguna y que sólo uno de ellos es propiamente reflexivo:

El otro SE es una variante combinatoria de LE que aparece obligatoriamente cuando la oración posee ya un pronombre personal C.D.

Le dio la carta; *  le la dio; se la dio

Les dio la carta; * les la dio; se las dio

El origen de esta forma es un conglomerado arcaico que acabó por confundirse fonéticamente con SE en el momento de la reestructuración fonológica de las sibilantes en el XVI-XVII. En la Edad Media se pronunciaba con /g/ illi illud dedit> (e) lielo dio > lle lo dio> gelo dio> se lo dio (XVI-XVII)

La forma reflexiva procede del latín SE y puede tener significado reflexivo o no.

SE tiene significado reflexivo cuando el sujeto y el objeto se refieren a la misma persona. Semánticamente se dice que la acción realizada revierte sobre el sujeto:

Pepe se lava (*Pepe lava a Pepe)

Pepe se ata los zapatos (*Pepe ata los zapatos a Pepe)

Reflexivo, admite siempre el pronombre de refuerzo "a sí mismo".

En algunos casos, la forma reflexiva SE puede tener significado recíproco. Formalmente es idéntica; pero en este caso, el refuerzo admitido es "mutuamente", "el uno al otro", "el uno con el otro", etc.

Juan y Pedro se saludan Romeo y Julieta se amaban

En otros casos, sin embargo, SE funciona como un morfema sin función propia en la oración, que confiere al verbo valores diversos (aspecto, marca de intransitividad, voz, etc.: irse, asustarse ) o bien forma parte insoluble de la lexía verbal (jactarse, arrepentirse..)

LAS FORMULAS DE TRATAMIENTO

Se entiende por fórmulas de tratamiento las distintas formas que usan la 3ª persona para referirse a la 2ª (en el coloquio).

Tratamiento de confianza TU / VOSOTROS

Tratamiento de respeto USTED (+ 3ª P. SING) USTEDES (+ 3ª PLURAL)

Origen del sistema actual

El latín, como es sabido, carecía de forma de tratamiento de respeto; es decir, se trataba a todo el mundo de "". El castellano medieval generalizó la 2ª persona del plural como tratamiento de respeto para dirigirse a un interlocutor individual. El Cid trata de "vos" a su esposa y al rey, y de "tú" en general a sus compañeros de armas:

Yo partiré e vos quedaredes remanida ...

Vos las casaste...

Paralelamente, y para diferenciar al verdadero plural familiar, se extiende la forma reforzada "vos + otros" = VOSOTROS, que contagia analógicamente a la forma "nos + otros" = NOSOTROS

Al avanzar la Edad Media, se utiliza cada vez más una nueva forma de respeto, más intensa que "vos": el sustituto es "vuestra merced", lo que origina la progresiva desvalorización del "vos". y ya en el Siglo XVI resultaba ofensivo hablar de "vos" entre los caballeros, pues se sentía como fórmula para hablar a los criados.

El desgaste fónico de vuestra merced da lugar a múltiples variantes, todas ellas registradas en la época clásica: vuestra merced > vuesa merced > vuarced > vuced > vuested usarced > uced > usted

La contienda entre el y vos para el tratamiento de confianza origina la eliminación de una de las formas.

EL VOSEO

En amplias zonas de América mantuvieron, sin embargo, vos y eliminaron .

En otras se da contienda entre y vos,

En otras, finalmente, siguen el uso peninsular, aunque ninguna utiliza vosotros; es sustituido por ustedes.

Tratamiento de confianza VOS (+ 2ª persona singular)USTEDES (+ 3ª persona del plural)

Tratamiento de respeto USTED (+ 3ª Persona singular) USTEDES (+ 3ª persona del plural)

vos cantás, vos tenés, vos salís, usted canta, ustedes cantan

cantáis cantás ; tenéis tenés

La forma átona es siempre "te", (nunca "os") ¿Vos que te crees? y no ¿Vos, vos qué os crees?

LA CURIOSA FORMULA DEL ANDALUZ

El andaluz, mantiene la misma diferenciación que en castellana para la formula de respeto en singular; sin embargo para el plural aglutina la dos formas ustedes vosotros

EL TRATAMIENTO DE RESPETO DE LA SERVIDUMBRE

"El señor, la señora, el señorito y la señorita" son utilizados en ciertos ambientes sociales en los que se quieren "marcar las distancias".

OTRAS FORMULAS DISTANCIADORAS

a) El plural mayestático "Nos" usado por el papa + (1ª p del plural)

b) El plural asociativo "Nosotros" con significado singular usado por el periodismo y el ensayo y también, para mostrar modestia, muy usado por Induráin:

Expondremos seguidamente...

¿Cómo andamos?

Hemos conseguido ganar la etapa, porque nos encontrábamos fuertes.

c) la 3ª persona: servidor/a, el infrascrito, el abajo firmante. Y otras coloquiales pintorescas, producto de la creatividad o de préstamos: mi menda (caló) el hijo de mi madre

LOS PRONOMBRES POSESIVOS

SIGNIFICACIÓN

Se hallan en estrecha relación con las personas gramaticales. Indican posesión o pertenencia con respecto a la 1ª, a la 2ª o 3ª persona.

En realidad los posesivos son sustantivos analíticos de un sintagma preposicional de + mi; de + ti; de + él; de + nosotros; de + sustantivo en función de complemento del nombre. Por eso algunos autores consideran al posesivo como una variante del pronombre personal.

La conmutación no es posible e 1ª y 2ª persona, pero sí en 3ª

mi libro *el libro de mí

tu libro *el libro de ti

el libro es nuestro el libro es de nosotros

Más que posesión en sentido estricto, los posesivos indican una relación estrecha permanente con las personas del discurso.

FUNCION  

Los posesivos pueden funcionar como

DETERMINANTES: mi libro
ADJETIVOS: un libro mío
PRONOMBRES: el libro es mío
SUBSTANTIVADO: el mío se ha roto

LOS PRONOMBRES DEMOSTRATIVOS

SIGNIFICACION

Los pronombres demostrativos se hallan en relación con las personas gramaticales con respecto a las cuales establecen una relación de ubicación espacial. Son, pues, morfemas situacionales, deícticos, "como gestos verbales que señalan..., "como índices que apuntan al objeto..". De la deixis espacial deriva la temporal (proximidad / lejanía) con respecto al momento del discurso.

Los demostrativos tienen significación fórica, es decir, establecen relaciones anafóricas o catafóricas de proximidad / lejanía en la materialidad del texto.

Relaciones espaciales

El español posee, a diferencia de otras lenguas, tres grados:

este: 1ª persona (lo que está cerca de mí)
ese: 2ª persona (lo que está cerca de ti)
aquel: 3ª persona (lo que está cerca de él)

Relaciones anafóricas y catafóricas

Los pronombres demostrativos establecen relaciones en el hilo del discurso, bien con carácter anafórico o catafórico:

Han llegado Pedro y Juan. Este tenía una pierna escayolada. Aquél lo sostenía. (Este y aquél hacen referencia a elemento anteriores).

A ver si me entiendes esto: No pienso dejarte más dinero (eso remite a algo que aparece después).

FUNCION

Los demostrativos pueden funcionar como

DETERMINANTES: Ese libro
PRONOMBRES: Quiero ese

FORMAS:

este ese aquel
esta esa aquella
estos esos aquellos
estas esas aquellas

Norma preceptiva:

El demostrativo femenino es siempre esta. Es incorrecto aplicar analógicamente la regla del artículo ante [á] tónica. Se dice por tanto: esta aula, esta águila.

LOS CUANTITATIVOS

Expresan una cantidad. La gramática tradicional los clasifica como dos tipos de pronombres diferentes: INDEFINIDOS y NUMERALES. Nosotros pensamos que se pueden agrupar dentro de una misma categoría (la de los cuantificadores) cuya diferencia estriba en que se designe una cantidad INDEFINIDA (imprecisa) o una cantidad DEFINIDA (numérica).

Cantidad indefinida

Podemos distinguir tres grupos diferentes, aunque los límites no sean muy precisos:

I. Identidad, semejanza y sus contrarios

II. Cuantitativos existenciales

III. Cuantitativos gradativos e intensivos

I. Identida y semejanza

a) Identidad

MISMO: Tu no eres el mismo / Vive en tu misma casa
PROPIO: Se parece a su propia madre
IDENTICO: Llevamos idéntico vestido
TAL: Tales vientos traen.../ Fulanito de tal
IGUAL: Tenemos unos sombreros iguales / Me da igual

b) Semejanza

SEMEJANTE
PROPIO
ANALOGO
SUS CONTRARIOS
OTRO
DISTINTO

II. Cuantitativos en el seno del conjunto

CADA:
CUALQUIER(A)
NINGUN(O)/A:
UNO/A/S:
ALGUNO/A/S:
CIERTO/A/S:
TODO/A/S:
 
ALGO y NADA son exclusivamente sustantivos
ALGO, TODO, NADA son sustantivos y, como tales invariables.

ALGUIEN y NADIE se refieren exclusivamente a personas.

III. Cuantitativos gtradativos e intensivos

Gradativos: Expresan cantidad o número de modo impreciso

VARIOS: Expresa solamente pluralidad (carece de singular)

MUCHO / POCO / A / S: Valoración objetiva de la cantidad

BASTANTE /DEMASIADO / HARTO / S: Valoración subjetiva por comparación implícita con una cantidad o número ideal.

Intensivos: Intensifican por comparación implícita o explícita, o como recurso ponderativo

MAS

MENOS

TANTO/A/S

Los Numerales

Frente a los indefinidos, éstos indican cantidad precisa

CARDINALES: Precisan el número exacto (la cantidad)

Formas: Uno, dos, tres, etc.

Observación: millar, millón, billón, decena, centena, no son numerales sino sustantivos abstractos de número.

Función: Pueden funcionar como

SUSTANTIVOS: Me han puesto un diez.

DETERMINANTES: tengo tres hijos

Observación: "UN" Resulta difícil distinguir si se trata de numeral o indefinido. Será el contexto el que lo delimite:

Acabo de ver un ratón (Artículo)
Echa sólo un terrón de azúcar (numeral)

UNOS" Se entiende siempre como indefinido:

Acabo de ver unos ratones
Tiene unos diecisiete años

ORDINALES: Indican el rango ocupado en una serie. Son los únicos numerales con significación ocasional. (primero, segundo... depende de la posición del observador)

Función: Tienen función de determinantes, aunque se pueden sustantivar:

El primer hombre / la segunda oportunidad (determinantes)
Que venga el primero / Soy la segunda de la fila (Sustvo)

Formas: Primero.., undécimo.., decimotercero.., vigésimo.., ducentésimo.., cuadringentésimo...

Observaciones: Ofrecen vacilación incluso para las personas cultas y son sustituidos por cardinales a partir del número décimo: Alfonso once, Juan veintitrés, capítulo treinta..

Lo que nunca será admisible es la sustitución por el sufijo -avo: El capítulo diciseisavo (incorrecto).

DUAL Y DISTRIBUTIVO: Algunas gramáticas los incluyen dentro de los indefinidos:

AMBOS: Es un numeral dual que equivale a "los dos". "Lo cogió con ambas manos"

SENDOS/AS: Es un numeral distributivo que equivale a "uno a cada uno": "Los niños llevaban sendas carteras" (una cada uno)

MULTIPLOS: Indican multiplicación. Salvo en números muy bajos tienden a sustituirse por perífrasis. Los más usados son: doble, triple, cuádruple (o cuádruplo)

Los restantes quíntuplo, séxtuplo, óctuplo, nónuplo, décuplo, etc. no se usan prácticamente, sino que se sustituyen por las perífrasis: "Tiene diez veces más fuerzas que yo".

PARTITIVOS: Indican división y sólo hay una forma propia: medio que admite género: media.

Observaciones: Mitad, tercio, cuarto no son numerales sino sustantivos abstractos de número.

Se forman con el sufijo -avo a partir de diez: onzavo, dozavo. Estas formas correctas no las utiliza nadie, son sustituidas por onceavo, doceavo, dieciseisavo, etc.

Los anteriores a diez se forman con el ordinal + parte: la cuarta parte.